Manteniendo Seguros a sus Hijos en el Campamento

La escuela está cerrada durante el verano, lo que significa que muchos niños en todo el país se dirigirán a los campamentos de verano para divertirse recreativamente. Y si bien los campamentos de verano brindan a muchos niños buenos recuerdos, aventuras, y nuevos amigos, también representan un riesgo de lesiones. Como padre, es importante conocer estos riesgos con anticipación para prevenir accidentes lo más posible y brindar la mejor experiencia de verano para su hijo.

Lo primero que debe saber antes de enviar a su hijo a un campamento de verano es información sobre el campamento en sí. Si bien eso parece una afirmación bastante obvia, un número sorprendente de padres en realidad no investigan mucho en los campamentos antes de despedir a sus hijos por una o dos semanas. No todos los estados requieren que los campamentos cuenten con una licencia, ni todos los estados exigen una verificación de antecedentes penales para los empleados del campamento. Eso significa que depende de los padres asegurarse de que sepan exactamente quién trabajará con sus hijos durante su ausencia.

Hay un par de cosas que puede hacer como padre para averiguar qué tan seguro es el campamento de su hijo. Primero, un campamento de verano legítimo tendrá acreditación estatal, que requiere que el campamento pase una serie de pruebas de salud y seguridad. También debe informarse sobre el proceso de capacitación para que los empleados del campamento conozcan las edades y las calificaciones de los consejeros del campamento, así como la proporción de consejero a campista. 

Asegúrese de preguntar cuánto personal con capacitación médica tendrá en el sitio en caso de emergencia. La mayor parte de esta información se puede encontrar en sitios web en línea, ¡pero nunca está de más tener una conversación telefónica o en persona, también!

Además, es importante comunicar las capacidades y limitaciones de su hijo al personal del campamento. Si su hijo no sabe nadar bien, por ejemplo, es posible que no quiera seleccionar un campamento de verano con mucho tiempo para nadar y practicar deportes acuáticos. Si su hijo tiene una afección médica, desde asma hasta diabetes o alergias a los alimentos, el personal del campamento también debe saberlo. 

Es posible que deban alterar su menú para acomodar a un niño con alergia severa a los alimentos o conocer de antemano cualquier limitación física para poder ofrecer actividades alternativas para su hijo. La mayoría de los campamentos de verano se pueden acomodar si conocen esta información con anticipación.

Si su hijo sufre una lesión mientras está en el campamento de verano, también es importante saber quién será el responsable de esa lesión. Los campamentos a menudo requieren que los padres firmen exenciones reconociendo ciertos riesgos de seguridad, y se les debe proporcionar a los padres el papeleo que detalla quién será responsable de los accidentes y lesiones. Sin embargo, también es una buena idea buscar la ayuda de un abogado con experiencia en lesiones personales para hablar sobre sus opciones legales en caso de que su hijo resulte lesionado en el campamento. Dependiendo de las circunstancias del accidente, es posible que aún tenga derecho a una compensación legal para ayudarle con las facturas médicas y los costos de recuperación. 

Si se encuentra en medio de este tipo de situación y necesita asistencia legal, nuestro equipo de abogados de lesiones personales puede revisar los detalles de su situación específica y aconsejarle sobre la mejor manera de proceder con su caso. ¡Su primera consulta con nosotros es gratuita, así que llame hoy para obtener más información sobre los tipos de casos que manejamos!