Datos Importantes Sobre las Lesiones Compras

Comprar es un pasatiempo divertido y una forma de aliviar el estrés para miles de consumidores estadounidenses, y muchos de nosotros probablemente no pensemos en los peligros físicos cuando nos dirigimos a nuestras tiendas favoritas. Lo crea o no, las lesiones en las compras, como resbalones y caídas, o lesiones en el cuello y la espalda, representan miles de reclamaciones por lesiones personales en los Estados Unidos cada año. Siempre vale la pena estar preparado para el peor de los casos, y las compras no son una excepción.

Cuando pensamos en las lesiones en los escenarios de compras, es fácil recordar las imágenes de las multitudes de clientes que pululan frenéticamente por las locas gangas del Black Friday y otros feriados comerciales. Probablemente ya haya escuchado historias de personas pisoteadas o empujadas en estos escenarios. Pero si bien es cierto que las lesiones por compras aumentan durante la temporada de vacaciones, las lesiones pueden ocurrir en cualquier momento que ingresa a una tienda o centro comercial.

Las lesiones comunes relacionadas con las compras incluyen:

  • Resbalones y caídas: el resultado de pisos mojados, alfombras rotas, mala iluminación, y mal funcionamiento de las escaleras mecánicas
  • Lesiones en la cabeza y el cuerpo: generalmente de objetos que caen de estantes altos
  • Lesiones con el carrito de compras: tropezar o ser empujado por un carrito de compras
  • Lesiones por hacinamiento: el riesgo de ser pisoteado es mayor en una multitud
  • Lesiones en el estacionamiento: generalmente el resultado de pavimento agrietado, hielo, o nieve

Los clientes que se lesionan en la propiedad de la tienda por lo general tienen el derecho legal de presentar una demanda por lesiones personales conforme a las leyes de negligencia del estado. Los propietarios de las tiendas son responsables de ejercer un cuidado razonable y medidas preventivas siempre que vean un problema que podría ser peligroso.

Si, por ejemplo, el propietario de una tienda sabe que hay baches en el estacionamiento y no los repara dentro de un período de tiempo razonable, podría ser considerado responsable por un cliente que se lesione cuando se tropieza y se cae sobre los baches. De manera similar, si una tienda tiene pisos mojados, no pone ninguna señal de advertencia, y el cliente se cae como resultado, la tienda podría encontrarse culpable por el accidente.

Los propietarios de tiendas que intentan demostrar su inocencia en una demanda por lesiones personales deben poder demostrar que: 1) no hubo una condición peligrosa en las instalaciones, 2) el propietario no tenía conocimiento previo del peligro, 3) el propietario tomó medidas razonables para solucionar el problema, 4) el peligro podría haberse evitado fácilmente, 5) el peligro no causó realmente la lesión del cliente, o 6) el cliente fue realmente negligente y asumió su propio riesgo.

Los detalles específicos de cada caso de lesiones personales determinarán si el propietario de la tienda es responsable de las lesiones del cliente.

Si usted ha sido lesionado en las instalaciones de una tienda debido a la negligencia de ese establecimiento, es posible que tenga derecho a una indemnización legal por sus lesiones. Nuestro equipo de abogados de lesiones personales tiene años de experiencia en la presentación de reclamos por lesiones personales y puede ayudarle en el proceso para asegurarse de que reciba la ayuda que merece después de un accidente. Llámenos hoy para obtener más información sobre los tipos de casos que manejamos y cómo podemos atenderle.